Las víctimas de violencia doméstica en Los Ángeles, California, afectadas por la orden de quedarse en casa durante la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad covid-19, recibieron ayuda de la cantante Rihanna.

La reconocida artista se unió al CEO de Twitter, Jack Dorsey, para aportar cada uno 2.1 millones de dólares y sumar un total de 4.2 millones de dólares.

Clara Lionel (CLF), fundación creada en 2012 por la originaria de Barbados, anunció la semana pasada una subvención conjunta para el Fondo del Alcalde para Los Ángeles, que permitirá abordar la crisis actual entre las afectadas por abuso doméstico en la ciudad.

Este apoyo monetario se destinará al refugio, comida y asesoramiento a las víctimas durante 10 semanas, alejadas de las personas que las maltratan.

CLF y Dorsey, que anteriormente se han asociado en proyectos de impacto, ahora se unieron otra vez para abordar el problema que necesitaba una acción rápida.

«Las víctimas de la violencia doméstica existen en todo el mundo, así que esto es solo el comienzo», señalaron.

Rihanna ha seguido muy de cerca las problemáticas a raíz de la pandemia, pues hace unos días CLF y la Fundación Shawn Carter, de Jay Z, reportaron dos millones de dólares en subsidios para los esfuerzos de respuesta del covid-19 para apoyar a los trabajadores indocumentados, los hijos de trabajadores de primera línea, las poblaciones encarceladas, ancianos y sin hogar en Nueva York y Los Ángeles.