Durante estos meses de confinamiento el matrimonio de Kim Kardashian y Kanye West ha atravesado momentos difíciles, pues al parecer han tenido muchos problemas últimamente.

Una fuente cercana a la pareja dijo a Us Weekly que la empresaria ha necesitado algo de espacio en estos tiempos de cuarentena.

«Ella está tratando de ser una gran madre, concentrarse en la escuela de leyes y sus compromisos laborales, y es difícil hacer todo esto sin que Kanye ayude tanto como pueda», agregó.

Incluso, aseguró que Kim tuvo algunos problemas por sentirse sola en la crianza de sus hijos y estas jornadas inusuales, donde comparten las 24 horas del día, trajeron roces y asperezas que han desgastado a la pareja.

«Kim se siente como si hubiera estado tratando de imponer sus puntos de vista sobre su vida. Todos los días, a toda hora, Kim y Kanye están discutiendo sin parar durante esta pandemia», señaló.

La principal pelea entre ellos ha sido por la división de tareas domésticas y el cuidado de los niños porque ambos deben cumplir con sus obligaciones, y para poder lograrlo, acordaron vivir en partes separadas de su mansión.

«Necesitaban un cambio de escenario y él quería darle a Kim un descanso del caos en casa. Tener a los cuatro niños en casa todo el tiempo puede ser mucho», le dijo una fuente previamente a E! News. «Kim también está estudiando y trabajando muy duro. Se turnan para trabajar y vigilar a los niños. Ambos están ocupados y se aseguran de darse descansos».