Millones de niños alrededor del mundo se encuentran en casa aislados con sus familias sin acudir a la escuela por la pandemia de coronavirus.

Para esos niños, igual que para los adultos, se trata de una situación excepcional que, dependiendo de su edad, les puede resultar difícil de comprender.

Desde el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) recomiendan hablar con los pequeños sobre el coronavirus «de manera sencilla, clara y tranquilizadora, abordando las emociones que puedan estar sintiendo».

Entre las medidas que destaca Unicef está proporcionar a los niños información sobre cómo protegerse del virus, promoviendo, por ejemplo, mejores prácticas de lavado de manos.