La escritora queretana Rocío Benitez, bajo el seudónimo «Tolvarena», ha sido galardonada en la primera edición  con el Premio Iberoamericano Minerva Margarita Villarreal, con su obra «Donde una vez tus ojos, ahora crecen orquídeas».

Para quienes siguen de cerca la narrativa de la poetisa Rocío González, saben que cada una de sus palabras muestra los rumbos míticos, con una escritura que conmueve al lector hasta incomodarlo y es que no podría ser de otra forma porque los textos de Rocío son crudos y desgarradores, pero a su vez amables y sensibles, así es como la escritora en este poemario plasma sus recuerdos, sus miedos y algunas vivencias prestadas.

«Sin duda fue muy curativo escribir el libro, creo que me perdoné aquel momento en el que yo me quería ir de la ciudad, porque muchos años vi como que me habían quitado eso, y lo curé en este libro, entendí lo que había pasado, entendí los miedos que traía cargando y sí fue muy curativo, y  fue también entender mi linaje (…) después de este libro le pregunté a mi mamá como se llama mi bisabuela, porque al final de cuentas también es nuestra historia, mi mamá sólo conoce el nombre de su abuela pero ya no conoce más atrás, qué vivieron, qué sufrieron, qué padecieron, todas esas mujeres que forman parte de ese linaje que permitieron que hoy yo esté aquí y que permitió que escribiera este libro, al final de cuentas no sé qué pasó pero sí sé que fue muy curativo escribirlo», compartió para Sociales 3.0.

La escritora, poetisa y periodista, comenzó a trabajar en su poemario en el año 2018, con un proyecto del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA) a través de la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro.

Motivada luego de leer una noticia periodística que la hizo estremecer de rabia y dolor por la injusticia sistematizada; en la que José Antonio Gurrea habla sobre la denuncia de una madre desconsolada que perdió a su hija, y que luego de las investigaciones y procedimientos burocráticos lo único que le entregan son dos fragmentos de cráneo.

«Hubo un momento en el que yo pensé que no saliera a la luz porque el tema que toca es muy fuerte, habla sobre feminicidio y yo lo empecé pensando que hablaba de algo ajeno a mí y no fue así, al final terminé escribiendo de lo que me duele a mí de los miedos que yo tengo, como salir a la calle en la noche sola y de ciertas cosas que  fui viendo que eran común en otras mujeres y que yo en un momento dado no lo hacía tan consciente, y este libro es para eso para ser consciente de muchas cosas», dijo.

Luego de que un tiempo lo estuvo pensando, planeando qué hacer con el libro con aquellas líneas que ella sabía tocaría fibras que nadie se atreve a tocar por miedo al dolor. «Este año era algo que tenía ahí y dije qué voy a hacer con este libro y finalmente me cuestionaba si sí iba a estar guardado o no y salió la convocatoria de Margarita Villarreal, que es su primera edición, el premio lo da la universidad de Nuevo León y lo sacaron porque la maestra falleció, justamente en noviembre se va a cumplir un año de su fallecimiento, es una escritora muy importante de Nuevo León, reconocida a nivel nacional y con este premio pues honran su trayectoria, su legado su obra que es tan vasta que es muy importante leerla, y bueno yo sentí que tenía posibilidades el libro»

«Abrieron la convocatoria y dieron un lapso, y yo lo volví a sacar le volví a hacer correcciones pero no me daba el tiempo para poder entregarlo en ese lapso que ellos fijaron, pero después ellos ampliaron el lapso de recepción, creo que en ese momento fue cuando dije esto es mío, y me senté todos los días a trabajar, porque aunque era un libro que ya había trabajado muchísimo quería que quedara bien, legible, entendible, que no tuviera fallas, sobre todo porque estuve trabajando con él diferentes montajes, lo pensé en un principio como un diálogo entre una madre y una hija que son separadas por un feminicidio guiado por una historia real», aseveró.

«Es un reportaje que documento el periodista José Antonio Gurrea, él entrevistó a una señora que perdió a su hija, ella tenía un sueño e hizo todo por lograr conseguir ese sueño y se involucra con las personas incorrectas y ella un día ya no vuelve a casa y a partir de ese día la señora la empieza a buscar enfrentándose con todo, otro problema que es la burocracia, y tiempo después a ella sólo le avisan que encontraron a su hija y lo único que encontraron de ella fueron dos fragmentos de cráneo; cuando yo leo el reportaje de José Antonio, yo si me empece a cuestionar ¿dos fragmentos de cráneo no son un hijo?, entonces de ahí empezó a surgir todo el trabajo y fueron sobre todo preguntas, ¿qué está pasando?, ¿por qué está pasando esto?, y el libro se construye de un diálogo que dividí donde habla la mamá que está relatando que vive una madre en esas circunstancias y la parte de la hija que habla mucho de la intuición que tienen los padres», afirmó.

El jurado señaló que sin duda alguna este poemario estremecerá al lector de cualquier latitud, donde la voz poética transita por un espectro de emociones que van desde la ternura hasta el desgarramiento y desesperación siendo un libro que logra trascender el plano de la demencia a una aportación valiente y original en un conjunto de poesía contemporánea, de tal manera que por unanimidad Rocío resulta galardonada de este primer certamen al que se inscribieron más de 200 libros de España y Latinoamérica.

Zaira Montoya / Sociales 3.0