Monopoly es un clásico juego de mesa que, desde el nombre, da una idea del concepto que persigue: formar el más grande monopolio capitalista en el mundo y vencer a tus amigos a billetazos. El juego está diversificado a muchas versiones especiales como Los Simpson, Pac-Man, Star Wars o Super Mario Bros.

Sin embargo, hay una polémica versión que parece ir en contra de la esencia del juego: una socialista. Monopoly Socialism: Winning is for Capitalists se promociona como «una parodia del clásico (juego)», y es un juego de mesa con el clásico y gustado formato, pero con pretensiones totalmente diferentes: buscar el bien común.

¿De qué trata el Monopoly Socialism?

Los jugadores tienen que contribuir en proyectos comunitarios, a menos que alguien se apropie de ellos. Para ello, habrá un Fondo Comunitario, que servirá para hacer las obras que sean necesarias. Podrá haber cierta harmonía dentro de los proyectos, sin embargo, las casillas de cartas, cambiarán el rumbo de la partida y llevarán a los jugadores a situaciones como malos vecinos o pan de carne vegana, que pondrán trabas en la sociedad utópica.

Un restaurante vegano que no recibe propinas, una escuela para todos los ganadores o un museo de co-creación son algunas de las obras para la comunidad que deberás realizar para proclamarte como ganador del juego, si es que hay uno. ¿Cómo puede acabar el juego? Puedes ganar al entregar las 10 fichas de proyectos comunitarios… o bien, el Fondo Comunitario se puede quedar sin dinero y todos los jugadores habrán perdido.

*Con Información de Milenio