¡Ve! En una noche de gala,

en los tardíos años desolados.

Una hueste de ángeles alados,

envueltos en velos y ahogados en lagrimas,

sentados en el teatro, para ver 

un drama de temores y esperanzas,

mientras la orquesta balbucea 

la música de las esferas.

– Fragmento del poema «El gusano vencedor”, de Edgar Allan Poe.

Esta mañana, en la quietud de su hogar y al calor de su familia, el actor y director teatral Francisco Miguel Rabell Fernández, a la edad de 86 años ha dejado este mundo para continuar con su legado en nuevos escenarios; sin embargo, su esencia y herencia siempre estarán aquí.

Mejor conocido en el medio artístico y cultural como Don Paco Rabell, será recordado por su gran legado al teatro, y por plantar una de las bases escénicas más antiguas y valiosas con el Corral de Comedias, compañía de las más destacadas  de Querétaro y México, con reconocimiento en el extranjero.

¡Vino, pan y teatro!, era uno de sus lemas de vida, pues era un amante del teatro, pero también de la vida, formando a hijos, nietos y un sinfín de actores y actrices queretanas, quienes hoy lo despiden entre tristeza y agradecimiento por su talento, dedicación, complicidad en los escenarios y corazón inquebrantable, bondadoso.

«Buen viaje papá del teatro, gracias por enseñarme todo lo que se, gracias por decirme aquella vez no te vayas, y no me fui me quedé siempre a su lado queriéndolo y respetándolo desde mi cielo».

– Verónica Carranco, actriz y directora de teatro.

«Un minuto de aplausos para un grande del teatro, para quien formó parte de nuestra agrupación siendo miembro fundador. Un legado para el teatro. Descanse en paz».

– Compañía Cómicos de la Legua.

No hay palabras para describir la tristeza de una pérdida tan grande, nuestro gran Don Paco Rabell ya está llenando de sonrisas y alegrías el cielo, un personaje memorable que en vida nos regaló lo mejor de su talento y de su ser, mi más sentido pésame a todos sus amigos y familiares, un fuerte abrazo de corazón. Que descanse en paz, DON PACO RABELL, PREMIO ESTATAL DE CULTURA.

-Paulina Aguado Romero, secretaria de Cultural del Estado de Querétaro

Fueron algunos de los cientos de mensajes que han escrito familiares, amigos, exalumnos y público, que alguna vez se dejó cautivar por la magia del maestro Rabell.

Su talento no tuvo fronteras, cruzaba toda línea pues con cada una de sus puestas olvidabas el mundo para disfrutar su arte, ¿qué queretano no tiene recuerdos de alguna de sus obras de teatro?, como la «Tradicional Pastorela», «Se casó Tacho con Tencha la del 8», «El hombre de la mancha», entre otras, que fueron presentadas con gran éxito, deleitando con su talento también al público del extranjero y de todas las edades.

Originario del semidesierto queretano, Don Paco nació un 29 de septiembre de 1934 en Cadereyta de Montes, estudió derecho penal pero su pasión siempre fue el teatro. Sin embargo fue hasta un 19 de diciembre de 1980 que junto con su esposa Anita, levantaron por primera vez el telón del Corral de Comedias, el cual aún se encuentra ubicado en Venustiano Carranza 39, a las faldas del Cerro de Sangremal, mismo que se encuentra bajo la dirección del su nieto Diego Rabell.

Sin duda será recordado por su talento y amor al teatro, pero también por su gran corazón.

¡Qué apaguen las luces y abran el telón, que la comedia va a comenzar!, mucha mierda para Don Paco Rabell, en este y todos los escenarios donde tenga algo que contar,  y en su memoria deseamos larga vida al teatro.

Zaira Montoya/Sociales 3.0