Querétaro, Qro., 14 de mayo de 2022.- Gastronomía y arte, palabras que son parte una de la otra, hicieron de la velada de este viernes un momento único, en conjunto con las Estrellas Michelin que deslumbraron el paladar de los asistentes.

El Museo Regional cobró vida, con sus hermosa infraestructura y una vista al cielo espectacular desde el centro del recinto, el cual se rodeó de los exquisitos aromas de los vinos que combinaban perfectamente con las obras expuestas en el pasillo frontal, donde se apreciaban y distinguían por sus distintos cauces.

En punto de las 8 de la noche, cuando el atardecer comenzaba a caer sobre las calles de Querétaro, los invitados a esta gala se hicieron presentes recorriendo la alfombra preparada, guiando sus pasos al lugar de la celebración.

Las palabras del director de Labrantío, Rodrigo Velazquez, fueron de inspiración para disfrutar cada momento, emocionado por encabezar un evento de tal magnitud en uno de los lugares más emblemáticos de Querétaro, dieron pie para comenzar la velada.

Cada uno de los platos a servirse venían con su respectivo maridaje, alrededor del mismo, estaban colocados diferentes cavas, para la degustación de las diferentes marcas en colaboración; se podía apreciar los diferentes cócteles con Appleton, margaritas clásicas y demás estilos, una barra de tequila «El Loco» que se apreciaba a través del cristal, así como el exquisito aroma que Nespresso ofreció durante la celebración.

Al caer la luz de la luna sobre la fuente central del Museo Regional, se preparaban para comenzar a servir el primer plato, la armonía de la voz e instrumental de Lixies Band Jazz en conjunto, hicieron amena la cena maridaje.

El menú constó de 4 delicados platillos en elaboración por los Chef Estrellas de la noche: Aurelio Morales y Vicente Torres, quienes en conjunto hicieron un festín contiguo.

Sonrisas, aromas y deleite fue lo que resaltó en cada una de las mesas, los comensales satisfechos por el espectáculo, el sabor y emoción de vivir uno de los momentos  importantes para Querétaro.

Al terminar el banquete, dio cabida a comenzar la subasta, con obras de diversos autores con Leonora Carrington, Alberto Medina, Hikuri Iyari, Ramsés de la Cruz, entre otros más de las pintorescas y estrafalarias formas de expresar su amor por el arte.

Al canto de la subasta, se hicieron partícipes los compradores, quienes adquiriendo las diferentes obras, del cual parte del monto recaudado será donado al mismo recinto para seguirlo manteniendo en excelentes condiciones como hasta ahora. 

Sin duda una noche mágica, realzando a Querétaro como lo que es, representante de México, país donde resalta el color, la cultura y su gente.

MariLu Meza/Sociales 3.0