En los hogares, en las calles, en los colegios, centros deportivos y oficinas, cientos de personas al rededor del mundo siguen ocultando su sexualidad, identidad de género o características sexuales por miedo a la discriminación, es por eso que el 17 de mayo se celebra el «día mundial contra la homofobia, bifobia y transfobia», es un buen momento para recordar que la discriminación separa, lastima y mata.

Cada 17 de mayo en una sola voz en unión de protesta, recordamos que hace apenas 30 años, la Asamblea General de le Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Sin embargo a pesar de que han ocurrido algunos cambios en materia de derecho, hoy se siguen cometiendo crímenes de odio contra integrantes de la comunidad LGBTTTIQA.

Según el Programa Estatal de Derechos Humanos, indica que la sociedad queretana tiene una percepción negativa de las personas LGBT+, así como también confirma que las mujeres trans son las personas más agredidas en comparación con la demás diversidad sexual, y que 5 de cada 10 personas LGBT+, han sufrido hostigamiento o discriminación en espacios laborales, lo que los ha orillado a que tomen la decisión de ocultar su preferencia u orientación sexual.

Es por eso que hoy más que nunca no debemos olvidar que más de 60 países al rededor del mundo en pleno siglo XXI, aún se criminalizan las disidencias sexuales, como si amar fuera un pecado. De tal forma que es necesario seguir avanzando en una sociedad incluyente y respetuosa, donde haya espacio para todas las formas de vida, personas y corrientes de pensamiento.

Zaira Montoya/Sociales 3.0