Conoce ‘La crianza de vinos’ y descubre el arte vinícola

0
1358

Hoy te vamos a llevar descubrir qué es la crianza en los vinos, así que hablaremos sobre su proceso de maduración y envejecimiento para obtener los mejores sabores, aromas, matices y cuerpo, ya sea en depósito, barrica o botella, y así muy pronto tú también logres identificarlos entre ellos.

La crianza de los vinos es el proceso de envejecimiento y maduración para destacar sus particularidades y disfrutar de ellas, ya que sin lugar a dudas este es uno de los procesos determinantes que logran definir su sabor y corpulencia, de tal manera que según su tiempo de crianza se puede definir si es un vino joven, de crianza, reserva o gran reserva.

Durante el ciclo de vida del vino va evolucionando y madurando, es por ello que es importante saber aprovechar dicha transformación y así conducirlo por el mejor camino, ya que estos cambios tienen lugar durante su elaboración y la transformación que surgen durante dicho proceso como alteraciones físicas y biológicas así como reacciones químicas y alternativas.

La crianza del vino depende de distintos factores iniciando con las condiciones del suelo donde fue plantada la uva, suelo, clima, mantenimiento de la vid, proceso de vendimia y las condiciones de almacenamiento, de tal manera que su proceso de envejecimiento dependerá del conjunto de dichos acontecimientos.

Hasta el momento existen tres procesos de maduración para la uva, crianza mixta, reductiva y oxidativa, los cuales se dan en distintos materiales como el acero inoxidable, madera o vidrio que con la presencia del oxígeno logran su particular proceso de maduración.

La crianza reductiva es cuando la ausencia total del oxígeno durante el proceso de maduración, conserva y protege sus matices, estos vinos tienen menor presencia de taninos y es suave, dicho proceso se lleva a cabo en su propia botella de vino acomodada en forma horizontal.

Mientras que la crianza oxidativa del vino surge cuando su maduración se da en depósitos o barricas de madera de roble, con resultados únicos ya que consigue la destrucción de los antocianos (responsables del color de origen del vino), es un vino suave por la gran presencia de taninos.

Por lo tanto en la tercera y última manera de llevar a su punto de maduración a los vinos de mesa es la técnica de crianza mixta, la cual se lleva a cabo combinando los sistemas mencionados anteriormente; primero se mete a crianza oxidativa en madera y posteriormente a un largo periodo de crianza en botella.

Según por su tiempo de crianza los podemos encontrar en la siguiente clasificación, la cual puede cambiar dependiendo de cada Consejo Regulador de las distintas Denominaciones de Origen.

. Vino Joven: del año, seco y afrutado.
. Vino de Crianza, tiempo mínimo de reposos por dos años, de los cuales seis meses han sido en barrica.
. Vino de Reserva, ha estado en reposo durante 36 meses de los cuales 12 han sido en barrica.
. Vino de Gran reserva son los primeros en la lista de favoritos gracias a que han permanecido 60 meses en estado de reposo, de los cuales 18 han sido en barrica y el resto en su botellas.

Zaira Montoya/Sociales 3.0