Querétaro, Qro., 21 de agosto de 2021.- Aquella agrupación que se hizo mundialmente famosa cuando, en 1987, reversionó el éxito de Ritchie Valens «La Bamba«, jamás ha dejado de hacer música. Como muestra, su nuevo álbum: Native Sons. Con su inconfundible fusión entre rock, tex mex, folk y R&B, la alineación formada en California hace 48 años glorifica el aprendizaje que obtuvo de su bagaje cultural en Los Ángeles al honrar a esta ciudad con el disco.

«Siempre es satisfactorio, y muy placentero, llegar al momento de concluir un álbum y decir ‘está listo’. Cuando empezamos a componer y pensamos en un tributo a Los Ángeles no todos estaban de acuerdo porque no querían que se forzara la temática.

«Procedimos, no nos detuvimos y jamás hubo conflicto, pero en el avance nos dimos cuenta de que sí era vital estar de acuerdo, y también que podían surgir piezas alrededor de lo que queríamos expresar: nuestro amor por Los Ángeles», dijo Steve Berlin, en entrevista desde Arizona.

Tecladista, saxofonista y coproductor de la agrupación desde principios de los 80, Berlin, de 65 años, reconoció que desde 2019 hubo algunos devaneos en el grupo, los cuales se visualizaron luego de que dieron a conocer el álbum Llegó Navidad.

«Es que teníamos tantos planes y queríamos hacer tantas cosas que el 2020 fue oscuro y estremecedor. No sabíamos a dónde ir ni cuál era nuestro rumbo. Siento que apenas cuando llegamos al estudio empezamos a trabajar y nos concentramos en lo que sabemos hacer; todo fue fluyendo y salió fabulosamente».

En Los Lobos, que completan David Hidalgo, Louie Pérez, Conrad Lozano y César Rosas, ha predominado la madurez para mantenerse unidos, la versatilidad artística y la experimentación de géneros, lo cual evidencian en Native Sons, opinó. «Hemos crecido, hemos madurado, la vida nos ha puesto en un camino donde sabemos que estar de gira es un privilegio y que tenemos un público que jamás nos ha abandonado. Creo que la industria ha cambiado tanto que hoy en día todo es más inmediato y sabes qué gusta y qué no», acotó.

Quien ofrece la entrevista es considerado toda una institución de la música en Estados Unidos: ha colaborado en sesiones de estudio o en conciertos en vivo con Sheryl Crow, R. E. M., The Dandy WarholsRickie Lee Jones y Raúl Malo, por mencionar algunos.

Aseguró, desde su punto de vista, que Los Lobos se han adaptado a la evolución del negocio de la música, y explicó sus razones.

«Empezamos en una época en que las bandas sólo hacían música, y hoy ya son una parte empresarios y una parte gestionados de un negocio.

«Nos tocaron los días en que te daban 10 centavos de cada dólar que ganaba la disquera, tras haber pagado miles y miles en inversión de producción. Dejamos de ser los sirvientes, los peones, y los músicos comenzamos a ser socios y, lo digo puntualmente, conocedores de cómo funciona todo y a estar involucrados», expresó.

Y por eso, añadió, tuvieron libertad para crear y comercializar Native Sons como les dio la gana.

«Love Special Delivery» es un guiño al vecindario donde tenían la cochera en la que ensayaban, en el este de Los Ángeles, y «Dichoso», su bolero predilecto y el cual grabaron como retribución a los sonidos latinos que siempre los han caracterizado. Todo fue al gusto propio y para complacer a su manada.

Redacción Sociales 3.0