¿Qué es la cata y el maridaje? ¡Conócelo todo aquí!

0
1814

Como ya lo hemos comentado en ocasiones anteriores, la cultura del vino es muy extensa, pero sí de disfrutarlo hablamos, tienes que leer esta nota hasta el final y descubrir los puntos más importantes para adiestrar tu paladar a sabores más refinados que te ayudarán a definir sus primorosas características como  lo hace un sommelier, pero también a diferenciar entre cata y maridaje.

Para poder disfrutar de la mejor manera tu copa de vino, lo primero que tienes que hacer es estar abierto a la exploración de nuevos sabores y agudizar tus sentidos para así lograr disfrutar mejor de sus particulares características como su color, corpulencia, sabor, cosecha, aroma; ya que es por separado como mejor se pueden conocer dichas cualidades.

Hay vinos blancos, rosados y tintos, este último depende de distintos acontecimientos que van desde la calidad y edad de la uva, hasta el tiempo que pase la piel de la fruta fermentando en el jugo de la misma; mientras que el rosado se hace quitándole la piel cuando esté a punto de fermentar y el blanco se pone a leudar sin la piel de la uva. El cuerpo es una forma de referirse a su consistencia, densidad o ligereza con la que baila alrededor de la copa, el más ligero fluirá rápidamente mientras que el de mayor cuerpo dejará muy marcadas las piernas o lágrimas (columnas viscosas que se forman en la pared interna de la copa) del vino en la copa donde fue servido.

Hasta el momento no hay como tal un buen o mal vino, solamente gustos distintos ya que la variedad de sabores va desde seco, hasta dulce, atravesando por seco semidulce, afrutados con destellos de chocolate, vainilla, flores y amaderados, que son los que han sido fermentados en barrica, y aquí el sentido del olfato  también juega un papel muy importante; el sabor seco se da gracias a  que se deja la fermentación hasta el final, y de lo contrario al ser interrumpida le brinda sabor dulce. Por otra parte, la fecha exacta de cosecha se encuentra en la etiqueta de la botella, refiriéndose al año en que fueron recolectadas para hacer el vino.

Estos son los principales puntos a tomar en cuenta para saber que lo que estamos haciendo es tratar de definir las características primordiales del vino mediante una cata, ya que para llevar a cabo un maridaje, es importante saber que en este sentido no solamente se habla de vino sino de aquellos elementos que se encuentran en los alimentos y claro en el vino de mesa, que nos ayudan a vivir una experiencia culinaria excepcional potenciando sus singularidades en conjunto.

Sin embargo, dicho placer va más allá de solamente combinar sabores, es todo un arte y ritual saber elegir los alimentos y bebidas que harán lo que su nombre indica “casar un alimento con algún tipo de vino”, con la única finalidad de descubrir nuevos sabores, texturas, olores; creando combinaciones fantásticas. Hay muchos apasionados y profesionales por el mundo que gustan de estos temas de arte culinario hasta convertirse en toda una ciencia gastronómica.

No hay un platillo predilecto para este tipo de deseos, sin embargo se recomienda degustar los vinos blancos y rosados con ensaladas, pastas, pescado y frutos del mar, y el vino tinto con sabores un poco más presentes como las carnes rojas, quesos añejos; pero como lo dijimos lo importante es combinar, descubrir y disfrutar.

Sin embargo, no debes olvidar que un buen maridaje es aquel que te permita armonizar el sabor de los alimentos con el recuerdo del vino en tu paladar.

Zaira Montoya/Sociales 3.0