La cantante Britney Spears llamó al 911 tiempo antes de su audiencia en el caso de su tutelaje para hacer una denuncia de abuso, reportó Us Weekly.

La intérprete de «If U Seek Amy» se declaró a sí misma ante la Policía del Condado de Ventura, California, como víctima de abuso de tutela, según un reporte de Ronan Farrow, hijo de la actriz Mia Farrow, y de Jia Tolentino para The New Yorker.

Britney, de 39 años, realizó la llamada el martes 22 de junio, la cual no es accesible para el público debido a que la Policía la marcó como parte de una investigación en curso.

Se sabe también que la celebridad acudió personalmente a la Oficina del Sheriff del Condado de Ventura el mismo día que hizo su denuncia.

«Fue ahí brevemente para reunirse con diputados, pero luego decidió regresar a casa y pedirle a un diputado que se reuniera con ella allá», indicó un portavoz de la instancia policíaca.

«Ella tenía algunas preguntas acerca de lo que resultó ser un asunto civil».

La llamada a las autoridades presuntamente asustó al equipo legal de la estrella pop, a quien aparentemente le enviaron mensajes de texto frenéticamente por la preocupación que causó su testimonio telefónico.

Los defensores legales incluso discutieron sobre cómo prepararse en caso de que ella se mostrara deshonesta al día siguiente, cuando testificó ante el tribunal que lleva su caso.

Las declaraciones que Britney dio en la corte hicieron que el movimiento #FreeBritney se acrecentara, con algunos famosos expresándose a favor de la artista, entre ellos su ex novio, Justin Timberlake, la ícono pop Christina Aguilera, y la rapera Iggy Azalea, por mencionar algunos.

La madre de la celebridad, Lynne Spears, ha expresado su apoyo hacia su hija para que el padre de ésta, James Spears, de quien se divorció en 2002, deje de estar a cargo de la tutela.

*Con información de Reforma