EN VIDEO | Viven queretanos una tradicional posada en la Plazuela Mariano de las Casas, en la capital del estado

0
515

Querétaro, Qro., 16 de diciembre de 2022.- La ilusión se reflejó en todos los rostros que recibieron la primera posada en la Plazuela Mariano de las Casas. La espera de dos años ha valido la pena, las risas, suspiros y emoción que se vive demuestra que la Navidad es una de las épocas más hermosas y coloridas que se viven en Querétaro.

Las historias que se cuentan en estas fechas dejan una enseñanza para todo el público, pues una pastorela fue la que dio inicio a la Mega Posada frente al Templo de Santa Rosa de Viterbo.

En el escenario cobraron vida ángeles, pastores, diablos e incluso por un momento la historia de un giro impresionante, un indígena y un vaquero subieron a pelear, por lo que las risas del público, por el extraño enfrentamiento, resonaban en la plaza.

Al término de la gran obra los aplausos y admiración se hicieron presentes, dispuestos a proseguir con las actividades del programa se invitó a descubrir el carro de las posadas de los barrios, mientras hermosos ángeles entonaban villancicos tradicionales como «Por Valles» y «Es diciembre».

En el escenario se nombró a cada una de las representantes de los barrios. Doce damas hermosas de diferentes edades subieron para recibir cada una su respectiva corona, cabe mencionar que es la primera ocasión que se realiza esta ceremonia fuera de su barrio.

Cada uno de los tradicionales barrios obsequió de beber y comer a los asistentes de la plaza, tamales, atole, ponche, buñuelos y aguinaldos para los más pequeños fueron repartidos al caer la noche.

Desafortunadamente, el aforo que cubrió esta noche la Plazuela no permitió que se llevara a cabo el rompimiento de piñatas. Por seguridad de cada uno de los asistentes se declinó la realización del mismo.

La fiesta culminó con la presentación de un grupo musical, la pista se despejó para crear un ambiente inigualable, sin duda la primera posada destaca la grandeza de los barrios queretanos.

Marilú Meza/Sociales 3.0