Anabel Hernández presenta una de sus investigaciones más ambiciosas

0
1319

La periodista Anabel Hernández publicó su nuevo libro titulado “El Traidor”, en el que narra cómo elementos de la Policía Federal eran supuestamente empleados para el trasiego de drogas y para combatir a cárteles diferentes al Cártel de Sinaloa, esto de acuerdo a declaraciones de Vicente Zambada Niebla “Vicentillo”, hijo de el Mayo Zambada.

Esto habría ocurrido en el periodo en que Genaro García Luna  estaba al frente de dicha corporación. Aunado a ello la periodista agregó que en el contexto actual suena bien el congelamiento de las cuentas del ex- secretario, pero alertó al presidente López Obrador sobre la vigencia que mantiene el círculo cercano al exfuncionario en áreas de la policía, el poder Judicial, empresarios y la propia Fiscalía General de la República.

El traidor es uno de los trabajos periodísticos más ambiciosos en la trayectoria de Anabel Hernández, cuya historia se remonta a enero de 2011, cuando la contactó uno de los abogados de Vicente Zambada Niebla, mejor conocido como Vicentillo, quien enfrentaba un juicio en una corte de Chicago.

La intención era compartir con la periodista documentos y hechos que ampliaban y esclarecían varios de los episodios que acababa de dar a conocer en “Los señores del narco”. Entre los documentos a los que tuvo acceso se encuentran el inquietante autorretrato como payaso que aparece en la portada y los diarios realizados por Vicentillo durante las negociaciones para colaborar con el gobierno norteamericano, los cuales hasta ahora eran secretos.

En ellos el capo reconstruyó su historia y la historia de una de las organizaciones de tráfico de estupefacientes más grandes del planeta. A lo largo de estas páginas, la autora se adentra en el Cártel de Sinaloa a través del relato de Vicentillo, quien exhibe de manera descarnada cómo funciona el sistema interno que da vida a la organización criminal, la violencia, las mil formas de traficar droga y la complicidad entre políticos, empresarios y fuerzas del orden.

Pero sobre todo devela el perfil de quien durante el último medio siglo ha sido el rey del narcotráfico. Quien nunca ha pisado la cárcel y quien desde su trono ha visto caer a amigos, enemigos, socios, competidores, familiares, empleados del gobierno y hasta sus propios hijos, sin que eso haga mella en su poder, el padre de Vicentillo: Ismael el Mayo Zambada.

Redacción Sociales 3.0