Gabriel Retes siempre quiso salir de lo común: Diana Bracho

0
1629

 Gabriel Retes, quien dirigió cintas como Flores de Papel, La Ciudad al Desnudo y Bienvenido/Welcome, falleció ayer a los 73 años y su partida provocó que el mundo cinematográfico nacional lamentara el hecho.

La actriz Diana Bracho, quien participó en Chin Chin el Teporocho (1976), uno de los filmes más reconocidos de Retes, lo recuerda como una ardua filmación, pues se desarrolló de noche y en el barrio de Tepito, que desde entonces era uno de los más peligrosos en Ciudad de México.

“Fue una película difícil, complicada, pero era muy emocionante; filmábamos de noche y salíamos de madrugada. Yo iba en mi cochecito, yo traía un vocho, pero saliendo de la filmación hacíamos grupito para que nadie se fuera solo; entonces, generalmente Gabriel me esperaba. Filmábamos en una vecindad de a de veras, nos metimos en casa de una personas, estábamos todos ahí, pasándola muy bien, la verdad”, contó.

El drama se basó en la novela homónima del escritor y cronista mexicano Armando Ramírez. En entrevista telefónica, Bracho mencionó que uno de los mayores problemas del rodaje era la zona, más aún cuando la película habla de un joven que cae en el alcoholismo y la drogadicción, pero la presencia de Ramírez suavizó todo: él era historiador de Tepito y todo un ídolo para los habitantes.

“Armando nos protegió mucho. Fíjate que ahí ya habían tratado de hacer otras películas, pero la gente era agresiva; incluso recuerdo que alguien más estaba haciendo una película y le aventaron una bacinica de orines desde una ventana, para que se fuera. A nosotros nos trataron de maravilla, nunca nos molestaron, al contrario, nos abrieron sus casas”, señaló.

Los protagonistas fueron Tina Romero y Carlos Chávez.

“Estaban maravillosos”, destaca Bracho, quien daba vida a la prima de Carlos, la única chica que quería salir de ese medio, que iba a la universidad y tenía otras ideas sobre la vida. “Fue una película memorable porque fue un trabajo de equipo hermosísimo, nos convertimos en familia. Gabriel estaba estupendo, en plenitud, muy vital, muy contento. Fue un trabajo de Gabriel muy redondo. Gabriel y yo somos de la misma generación de cineastas, de alguna manera crecimos juntos. Siempre nos vimos como hermanos de profesión”.

Bracho subrayó que el cine de Retes fue siempre muy propositivo y fuera del lugar común. Además, siempre buscó temas interesantes y trabajando mucho con equipos, lo que le daba una cualidad muy especial a sus cintas.