Querétaro, Qro., 7 de mayo de 2020.- Mauricio Alatorre tiene una empresa de organización de eventos, específicamente de conciertos, dedicada desde hace más de 6 años a organizar y producir eventos de renombre en Querétaro, tal es el caso de los shows efectuados con artistas como Playa Limbo, Julión Álvarez, Bronco o estivales como Mézico Espirituoso.

A causa del COVID-19 su empresa ha tenido que detener operaciones, pues las medidas de “sana distancia” han afectado de manera directa la realización de eventos masivos y afirma que es difícil que pueda existir una recuperación en dicho sector para lo que queda de 2020 por la economía, principalmente por que hay sectores de la población que se han quedado sin un ingreso económico.

Además, añadió que el cambiar de fechas un concierto puede generar un gasto adicional.

”Hay empresarios que ya tienen un presupuesto fijo”, afirma; asimismo, hablar de costos por cambios especifica que “el artista, el aforo puede dejar el mismo costo, pero depende del mes del concierto crecen o bajan la tarifa y no son 500 pesos, son miles de pesos, y en el aspecto de que se pueda reprogramar hay un gasto de gestoría y de publicidad, que elevan los costos de manera extraordinaria, por lo que conviene mejor cancelar y dicen por ahí: de lo perdido lo recuperado».

A su vez los costos están sujetos al contrato del artista, pues hay que mencionar que depende del artista o su ‘management’, quienes determinan si hay costos o no por causas de fuerza mayor como es el caso de la contingencia del COVID 19.

Sobre las reprogramaciones a partir de septiembre indica que es un riesgo, pues los meses mas fuertes de Querétaro son mayo y septiembre, ya que noviembre y diciembre quedan bloqueados por la cartelera de feria, razón por la cual programar hoy en día en esos meses podría provocar una saturación.

A su vez, considera que la gente tiene miedo de comprar boletos, pues a pesar de que hay cartelera en venta los shows están en «veremos”.

«Lo vamos a ver. En septiembre y octubre se va a saturar y los empresarios no querrán hacer nada en noviembre y diciembre, pero con tal de no perder una fecha hay que recuperar lo que se pueda.

Una opción es reprogramar para 2021, una vez que la economía se estabilice un poco, pero al final -aseguró- sigue siendo pérdida para el sector, uno de los más afectados toda vez que en los últimos años Querétaro se puso en la mira de «escenario obligado» para las giras de artistas nacionales e internacionales y su variedad de conciertos aumentó considerablemente.

Ángel Rodríguez/Sociales 3.0