Ciudad de México, 29 septiembre de 2021.- El padre de Britney Spears, James Spears, fue suspendido oficialmente por una jueza este miércoles de ser el encargado principal del tutelaje de su hija, que tuvo bajo su control desde hace 13 años.

La jueza del Tribunal Superior de Los Ángeles Brenda Penny estuvo de acuerdo con la petición de la intérprete de «Circus» y su abogado, Matthew Rosengart, sobre que James Spears necesitaba renunciar a su papel como tutor.

La medida es una gran victoria para la famosa, quien dijo en audiencias dramáticas en junio y julio que su padre necesitaba estar fuera.

«La situación actual es insostenible», dijo Penny después de escuchar los argumentos de ambas partes, «Refleja un ambiente tóxico que requiere la suspensión de James Spears».

El padre de la estrella pop solicitó la tutela de su hija en 2008, y ha sido su principal controlador y mayor defensor; en las últimas semanas cambió de postura, pidiendo a la jueza que terminara con ella.

Britney y su defensor legal estuvieron de acuerdo en que la tutela debería acabar, y dijeron en documentos judiciales que la remoción de James era un primer paso necesario.

Matthew ha presionado agresivamente para la destitución de James desde momentos después de que la jueza le permitiera a la celebridad contratarlo como su abogado en julio.

El defensor legal dijo en otra presentación esta semana que James cruzó líneas insondables al participar en la vigilancia ilegal de su clienta, incluidas las comunicaciones con su abogado, como se informa en Controlling Britney Spears, especial de The New York Times y la cadena FX, uno de los dos documentales de duelo lanzados la víspera de la audiencia.

Horas antes de la audiencia, una importante calle fuera de la corte se cerró al tránsito vehicular, permitiendo que 100 simpatizantes de la también actriz marcharan y realizaran una protesta en la que gritaban «¡La tutela debe terminar!», y otras consignas a favor de Britney.

A medida que creció la protesta, los fans cantaron éxitos de su ídola como «Toxic» y «Baby One More Time», mientras que había oradores que describían cómo otras tutelas abusivas habían afectado a sus familias.

«Estamos haciendo historia en este momento», dijo Martino Odeh, de 27 años, quien viajó desde Phoenix para estar en el juzgado.

«Y el hecho de que podamos cambiar la vida de una estrella del pop, a quien le han robado sus derechos durante 13 años, es una locura. Es monumental. Esperamos un gran cambio hoy».

Recientemente se supon que Britney se comprometió con su novio de toda la vida, Sam Asghari, a principios de este mes, lo que significa que tuvo que armar un acuerdo prenupcial en el que su padre no debería participar, según sus documentos judiciales.

En 2019, James se hizo a un lado como el llamado tutor oficial de su hija, con control sobre sus decisiones de vida, manteniendo solo su papel como responsable de su patrimonio, con control sobre sus finanzas.

Él y sus abogados afirmaron que esa labor hizo que muchas de las quejas de su descendiente sobre un control excesivo sobre su vida carecieran de sentido.

Jodi Montgomery, una profesional designada por el tribunal, ahora actúa como tutora oficial de Britney, y Matthew dijo en documentos judiciales que ella también era consciente de que su objetivo es ponerle fin a la tutela siempre que se pueda hacer de manera segura y sin problemas.

James ha negado actuar en cualquier otra cosa que no sea el mejor interés de su hija; reportó en documentos judiciales que no conoce un solo profesional médico ni el informe de un solo investigador testamentario que concluyera que su presencia como responsable del tutelaje estaba perjudicando a su hija, y que por ello debería ser reemplazado.

Con información de Reforma.