Ciudad de México, 19 octubre de 2021.- A pesar de la campaña emprendida por la comunidad artística cubana para cancelar la 14 edición de la Bienal de La Habana, el Ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso Grau, sostuvo que el encuentro se llevará a cabo según lo previsto.

«Nosotros vamos a hacer la Bienal», respondió el funcionario cubano este lunes a pregunta expresa de Grupo REFORMA, durante la conferencia en que se anunció a México como país invitado de honor en la 30 Feria Internacional del Libro (FIL) de La Habana.

«Y la vamos a hacer, en primer lugar, porque han sido los artistas quienes nos lo han pedido. Fueron los artistas a una reunión a la cual nosotros los convocamos, para entre todos pensar qué podíamos hacer con ese gran evento».

De acuerdo con el también poeta, ya que en otras ocasiones la Bienal ha tenido que aplazarse, buscaron resolver con los creadores qué hacer ahora, en gran medida también por la todavía vigente pandemia de Covid-19.

«La respuesta fue unánime de todos los que estaban ahí: ‘Tenemos que hacer la Bienal a como dé lugar’. Fue la respuesta de los grandes artistas visuales, artistas plásticos cubanos reunidos con las instituciones», aseguró el Ministro.

Con etiquetas como #NoALaBienalDeLaHabana, #BienalInmoral o hasta #CubaEsUnaDictadura, artistas, escritores, periodistas y hasta músicos convocaron a que no se lleve a cabo el evento de artes visuales contemporáneas más importante de La Isla, en medio de lo que han acusado como un prolongado clima represivo y de criminalización (REFORMA 11/10/2021).

«En nombre de los artistas encarcelados en Cuba, de los artistas bajo arresto domiciliario, de los cientos de detenidos de las protestas del 11 de julio y de todos los amenazados por convocar una marcha en noviembre, digo NO a la Bienal de La Habana», tuiteó la artista interdisciplinaria cubanoamericana Coco Fusco.

Entre quienes han sumado sus voces a este llamado figuran artistas como Tania Bruguera -quien ha sido vigilada por las autoridades en su propia casa-, Ronald Vill o Julio Llopiz Casal; la ilustradora Juliana Rabelo, y el escritor y periodista Jorge de Armas.

La Bienal está programada para realizarse del 12 de noviembre próximo al 30 de abril de 2022 en diversos espacios de la capital cubana y bajo el título «Futuro y Contemporaneidad», organizada por el Ministerio de Cultura de Cuba.

Alonso Grau reconoció que existe una gran campaña, pero no sólo en contra de la Bienal, sino contra Cuba misma, impulsada por Estados Unidos.

«A las decenas de años de bloqueo criminal, económico, comercial contra Cuba, se suma una guerra cultural feroz financiada por el Gobierno norteamericano a través de múltiples vías, financiando proyectos de subversión dentro de Cuba y tratando de utilizar la cultura con fines subversivos.

«Hay mucho dinero puesto en función de calumniar a la Revolución (cubana), de construir una narrativa de un país inestable, de un país donde están pasando las cosas más tremendas que puedan imaginarse, donde todos los intelectuales están enfrentados con las instituciones, con la Revolución», manifestó el funcionario.

Una campaña que las autoridades cubanas han denunciado, y en la que, dijo Alonso Grau, no están participando los grandes artistas y escritores cubanos, que «están en Cuba y están con la Revolución y con su pueblo».

«No son los artistas cubanos los que están queriendo boicotear la Bienal, es la contrarrevolución pagada por Estados Unidos, y es esa gran campaña montada contra Cuba y las instituciones culturales cubanas», insistió.

Presente también en la conferencia, el Embajador de Cuba en México, Pedro Juan Núñez Mosquera, intentó evadir los cuestionamientos de la prensa sobre el encarcelamiento a figuras de la disidencia artística cubana

«Yo pienso que el Ministro, la Secretaria de Cultura (Alejandra Frausto), el amigo Paco (Ignacio Taibo II) han hecho una excelente presentación de la invitación que se hace a México para la Feria del Libro (de La Habana), y pienso que cualquier pregunta que se salga de ese eje temático la podemos dejar para otro momento», expresó.

Sin embargo, Alonso Grau se tomó el tiempo de decir que quienes están presos en Cuba no lo están a causa de su credo político, sino por haber violado la ley y haber trabajado «contra la nación cubana y contra los derechos que consagra la Constitución, pagados por una potencia extranjera». Por lo que los calificó como mercenarios.

«No voy discutir aquí el nivel artístico -muy cuestionable, en algunos casos-, pero quienes están hoy esperando ser juzgados por nuestros tribunales en un debido proceso», apuntó, «lo están porque han trabajado arduamente al servicio de una potencia extranjera; (está) demostrado que han sido pagados, financiados».

Ni la Secretaría de Cultura ni el director del Fondo de Cultura Económica hicieron comentario alguno sobre el tema, a pesar de que tal descontento de la comunidad artística cubana podría extenderse hacia la FIL La Habana, poniendo en duda su realización.

Con información de Reforma.