Ciudad de México, 19 de mayo de 2022.- Con las mañanitas entonadas por un coro de espontáneos que se unió a la orquesta, Elena Poniatowska partió este jueves un pastel en el Palacio de Bellas Artes, donde, festiva y alegre, la escritora «más querida y leída de México» festejó sus 90 años.

Subió al escenario de la Sala Principal al final del homenaje que le rindieron ahí las instituciones culturales, ofreciendo un breve mensaje que se podría resumir con la palabra «gracias».

«Gracias es una palabra muy bella y la digo desde el fondo de mi corazón», pronunció Poniatowska.

La escritora bailó con Las mañanitas y extendió los brazos hacia el público, en un gran abrazo.

La acompañaron sus tres hijos, Emmanuel, Felipe y Paula, además de todos sus nietos; de estos últimos, subieron con ella al escenario Carmen y Luna.

«Ustedes también son mis nietos, todos ustedes», exclamó Poniatowska a los lectores, con quienes compartió de su pastel y les firmó autógrafos, instalada en una mesa en el vestíbulo del palacio.

Poniatowska, sin ninguna certeza, ni siquiera acerca de su obra, se ha preguntado si con sus «letritas» ha hecho feliz a alguien.

Pero sí, con sus «letritas» la escritora y periodista ha hecho felices a miles, como se lo hizo saber su entrañable amiga, Martha Lamas, en el homenaje: «Nos has hecho felices a miles».

Y agregó: «Hoy que es tu cumpleaños, te agradecemos tus letritas y demostramos amor y gratitud».

Un homenaje organizado por los gobiernos federal y de la CDMX, al que acudieron la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum; los secretarios de Gobernación, Adán Augusto López; de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de Cultura, Alejandra Frausto, y del Trabajo, Luisa María Alcalde.

El presidente Andrés Manuel López Obrador envió en su representación a Jenaro Villamil, director del Sistema Público de Radio y Televisión.

Poniatowska se vio arropada por la «4T», una cercanía que le ha costado el mote de «fifí chaira».

Se volvió un «símbolo» con la publicación de La noche de Tlatelolco, le dijo la Jefa de Gobierno, al darles voz a los sin voz.

Sheinbaum contó que hace unos meses visitó a Poniatowska en su casa para preguntarle cómo quería celebrar su cumpleaños, y la escritora le respondió: «Si vamos a hacer algo hablemos de los protagonistas de mis crónicas y libros».

Durante el homenaje se proyectaron entonces lecturas de pasajes de sus libros como La noche de Tlatelolco, su gran crónica del 68; Hasta no verte Jesús mío y Nada, nadie las voces del temblor, a cargo de amigos de la escritora, como el científico Antonio Lazcano, la ex presa política Ignacia Rodríguez «La Nacha» y la periodista Blanche Petrich.

Mientras que Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe le dedicaron a la «Princesa de Jitomate», como le llaman, la canción Es Elena Poniatowska, compuesta para rendirle homenaje.

Una escritora que está donde «ocurre la tragedia», que «da y da» y que ahora se ve recompensada con la gratitud de sus lectores.

Con información de Reforma.