Ciudad de México, 10 de diciembre de 2021.- La escritora Jennifer Clement se reunió, la tarde del miércoles, con las actrices Marya Membreño y Mayra Batalla, protagonistas de Noche de fuego (2021), la adaptación cinematográfica que realizó Tatiana Huezo de su novela Ladydi (Prayers for the Stolen, 2012), para ofrecer una lectura pública a tres voces de fragmentos. 

En el contexto de la campaña de 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, la ex presidenta del PEN International (2015-2021), Membreño y Batalla, quienes interpretan a Ana y a su madre Rita, respectivamente, acudieron al Centro Cultural Bella Época, para, en un auditorio lleno, hablar de la historia de las jóvenes raptadas por narcotraficantes en la sierra de Guerrero, en que se inspira el libro. 

En la lectura participaron el productor de Noche de fuego, Nicolás Celis, a quien se debe el haber comprado los derechos de la novela publicada en inglés por Random House y enviarla a Huezo para que la cineasta debutara con un primer largometraje, después de sus multipremiados documentales sobre la desaparición de personas Ausencias (2015) y Tempestad (2016). 

Clement también presentó en la lectura al traductor al español de la obra, Guillermo Arreola. Clement expresó su satisfacción de que gracias a la película de Huezo, que estuvo en carteleras de cines y pasó ya a Netflix, ahora más de seis millones de personas tomaron conciencia de que el rapto, venta y desaparición de niñas y mujeres ocurren cotidianamente en México, aunque las autoridades lo nieguen, al subrayar que el cine tiene más público de lo que puede llegar a tener un libro. 

Al ocupar el escenario del auditorio del Bella Época, destacó el placer de que su novela fuera leída por las protagonistas del filme, madre e hija en la ficción. 

“Todos vamos a leer, es una cosa como de cruzar mundos tan hermosa, esta noche va a ser muy bonita en ese sentido”, comentó la narradora previo a la lectura con las actrices, además de contar que aunque muchos de sus libros se han adaptado al teatro, Prayers for the Stolen es el primero en llegar al cine. 

También adelantó que su libro Amor armado (Gun Love, 2018), sobre el tráfico de armas de Estados Unidos hacia México, ya fue comprado para adaptarlo a la pantalla por Julie Taymor, la cineasta de Frida (2002) y directora de la puesta en escena en Broadway de The Lion King (El rey león, 1997). 

“Y ya se vendieron los derechos de Widow Basquiat (La viuda Basquiat, 2014), para una serie de Steven Spielberg”, añadió sobre la historia de amor entre Suzane y el artista Jean-Michel Basquiat. Durante la lectura, Marya Membreño, joven actriz de 16 años que interpreta a Ana, leyó el fragmento de la novela en primera persona en que su madre Rita le enseña a enterrarse y a aparentar ser hombre, para evitar que los narcotraficantes la rapten y la desaparezcan, como ocurre en la sierra de Guerrero, donde Clement halló la historia de muchas Ladidis, que son vendidas o raptadas con impunidad. 

Por su parte, Mayra Batalla, que interpreta a la madre de la joven, leyó otro fragmento en que la adolescente cuenta cómo justamente su madre vivía vidas ajenas a través de la televisión. 

Para concluir la lectura, Clement dijo que le haría un regalo a Maryra Membreño y le dedicó un pasaje donde el profesor del pueblo de Ana (Ladydi en la película) se despide y le da un simbólico beso. 

Con información de Milenio.