Una de las tradiciones más arraigadas de Nochevieja para Año Nuevo es la de comer 12 uvas y pedir un deseo con cada una mientras se escuchan las campanadas de las 00:00 horas. Sin embargo, este particular ritual tiene un origen detrás que se remonta a España y se importó a México y Latinoamérica, el cual te contamos aquí.

De acuerdo con la cadena española Antena 3, el ritual de las 12 uvas es un poco incierta, pero una de las teorías más populares dice que hubo una sobreproducción de uvas en Alicante (España), por lo que a los productores se les ocurrió la idea de promocionar el comer una uva con cada campanada.

Con el tiempo, la tradición de Nochevieja se arraigó y comenzó a popularizarse por el resto del país, y asimismo, surgió el mito y tradición de que con cada uva, debías pedir un deseo, algo que se extendió por todo el territorio y que perdura hasta nuestros días.

Sin embargo, también refieren a que el acto de comer doce uvas es una tradición importada por Francia, y que se practicó por primera vez por la clase alta de España, país del que se importó a México y Latinoamérica, pero pronto el resto del territorio también lo haría.

«Esta costumbre fue adoptada por ciertos madrileños que iban a la Puerta del Sol para oír las campanas de la medianoche y, muy probablemente con ironía o como burla, comer uvas al igual que la clase alta», dice el periodista Jeff Koehler en un artículo para NPR recuperado por BBC.

*Con Información de MILENIO